Tormenta

¿Para qué tormenta?,

si no lluevo contigo;

no me germina

el agua de tu cuerpo

ni convierte en delta vivo

esta aridez quemante.

¿Para qué tormenta?,

si los destellos en tu cielo

no iluminan mi alma;

no me infunden aliento

tus ráfagas de viento

ni sabremos qué hacer,

cuando lloviendo afuera

escampe adentro y duela

tanta humedad desperdiciada.

Luchy Placencia.

Deja un comentario

Escribe aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.